miércoles, 9 de enero de 2013

"ALTO UNDERGRÜN"

MIS REJAS SON MÁS LINDAS QUE LAS TUYAS

Por Caín De Nuevo, o Dick El Demasiado, si no es que es Dick Verdult

Cain Press. Bogotá. Marzo de 2012. 117 pp

"Comprendí que mi camino estaba en el empobrecimiento, en la falta de conocimiento y en la eliminación, en restar más que en sumar" dice Beckett frente al acumulador Joyce.

Vila-Matas, en "El argumento de la obra", advierte lo que ya muchos intuyen: "Vivimos ya inmersos en un paisaje moral y cultural en estado de derribo, en un crepúsculo del lenguaje, en una cultura posliteraria" 

No deja de serme divertido, por no hablar de interesante o como para no manifestar mi cogollo de excitación à la curiosidá, el anuncio advertido desde las Sagradas Ejcrituras de dicha situación en un porvenir que es ya, ahora, jaja, aquí; pero sin la insistencia de la terquedad y esa filosofía de la guerra que lleva a depravar a la ser humana despertando sus instintos y así seguir subiendo el tronco pero de otra variedad de la que alguna vez, dios bendito, nos bajamos, nada de esto sucedería, y estaríamos repitiendo hasta la última gota de la siguiente eyaculada, el ritmo vertiginoso de los rusos, los franceses, los rusos, los franceses del siglo XIX, con la seguridad abotargada que brinda la sedación.

¿Pero si todos quedados quietos cual en HAY Festival que se respete o foto chistosa para Mordzinski, y nada más cercano a una reunión de la ONU para pretender atacar el la hambre con las bombas al calor, y tanta etiqueta falsa o negra para decidirnos a que vale la pena escribir para que alguien más allá nos entienda, pa qué?

No solamente el ya nombrado Vila-Matas adora a Robert Walser, sino que de él aprendimos a darle la espalda al lector, al comprador, al que finalmente sin él estaremos atados para que de sus bolsillos lleguemos al siguiente top de + o de - y sigamos alimentando a nuestro curtido y jaguaresco agente literario y de paso nos firme el cheque para la siguiente travesía, de noche, cruzando atlántico ojalá, directo a las grandes ligas, al infierno, no sé.

Pero como la misma naturaleza se aburre de controlarlo todo, recuerdo a Macedonio, y de paso al gran Gombrowicz, Barón Biza, Adán, de Francisco y hasta Chaparro que impulsaron el lenguaje hasta más allá adentro de la misma orilla sin tener miedo al salto o a lo que quedaba ya de su geografía a sus espaldas.

Dos casos recientes de los escasos que capto por la red: Javier Áviles y su "Constatación brutal del presente" y Rubén Martín Giráldez con "Menos joven".... Más comerciales, quizás, Pola Oloixarac y Tryno Maldonado, y más allá de toda frescura o afán de destacar al devorárselo todo: Agustín Fernández Mallo.

No deja de ser difícil, por momentos, leer a Faulkner y ni hablemos de Kakfa porque de ahí no me para es nadie!

Dick es un punto muy allá del simple aparte.
Desde la labor que sea que adelante, no solamente cae de pie, sino que parece estar asomado justo en el momento exacto en que el tornillo va a ser girado para virar de rumbo la historia que conocemos como tal
La exactitud asombra tanto que eriza la piel.

Historia la hay, por supuesto: Cain De Nuevo va buscando al Padre Teresa para una entrevista, y ya.. el resto es el lenguaje que dicen que desapareció, que perdió solidez, que ya no se asoma ni a la ventana cuando uno timbra en su casa.
Pero a mí me suena todo eso a falsedad, a cambio, a que de aquí a 200 años todos escribirán como Vargas Llosa, con corbata y oliendo rico, ordenado, aunque aburrido, demasiado aburrido...

"Sembrará (..) un territorio para el experimento y la distorsión" o "Nadie sabe la raíz de su inconsistencia", se sabe, es una forma propia de llegar a sí mismo y darse a explicar al público, al vasto poco público que será dado de alta tras su lectura.

Lo que, trayendo a John Cage aquí, acá, sería el ritmo de las letras, la organización del párrafo, el futuro leído a modo tarotístico, y un poco más:

"Bombardéame el ojo izquierdo y yo te exploto la mejilla de tu hija (así se hablan). Y así, los expertos derrumban por lo que se les paga y los mediocres crecen sin vegetación, pero buscándola. Todos los descritos son músicos y los conocí. Cumplen con su papel. Hacen Chiribí al metro"
(..)
"hagamos lo que estamos haciendo y sin firma. Sí, mejor sin firma, que así somos como los actores, que una vez son gladiador y otra vez son abogados de Manhattan. Eso ya es esquizofrenia múltiple. ¡Agárrense como puedan que la caída es libre!"

Jaja... como quien dice: Para caer no hay instrucciones de uso

Tanta pelea desde siempre: ¿cuántos bosques mutiló Roma para su hierro? ¿Y cuántos bosques desgajó para sus ciudades desde la Edad Media?
Me acuerdo de Sebald dando estadísticas y soltando bomba tras bomba, sin dinamita, y acá vueltos un ocho porque ya no hay para donde agarrar, si ni nieve hay ya, y el mar es de otros países a cuenta gotas envenenadas...

¿Y más allá del ruido y la soledad y el silencio?

¡La experimentación!

Amén, Padre Teresa



http://www.dickverdult.com.ar/

No hay comentarios: