sábado, 17 de junio de 2017

...bien llegó esta violencia indiscriminada, las vendettas entre esmeralderos llevo a la conformación de grupos armados que empezaron a extinguirse como aconteció en Mayo cuando 12 personas fueron fusiladas cuando se dirigían a una primera comunión, en los Llanos Orientales las masacres también ensombrecieron la tranquilidad de varias familias, esta vez la vendetta entre narcotraficantes en Mayo dejó 6 muertos por el fuego de ametralladora en San Vicente del Caguán en el Meta, en Antioquia hace varios meses, se formo un grupo anónimo llamado “Muerte a Revolucionarios del Nordeste”, todos temieron, pero la patética realidad de la muerte llegó hasta el viernes cuando con la más grande crueldad y sevicia, fueron asesinadas 41 personas, no se han establecido las razones, pero no fue la guerrilla, los indicios son tan sombríos como los hechos, cientos de féretros han desfilado por todas estas poblaciones, mientras el miedo se apodera de la nación. Juan Carlos Santacruz, siete días en el mundo//“desgarradoras escenas de dolor se vivieron hoy en el sitio donde hizo explosión ayer un carro bomba junto a un retén oficial del cuerpo élite en la vía las palmas al sur de Medellín. Esta religiosa buscaba afanosa mente información sobre su sobrina, una estudiante de hotelería que pereció en la explosión cuando se sometía a una requisa al momento en que detonaron los explosivos, como ella 12 personas más murieron en el atentado. Hoy fueron encontrados los cuerpos de tres mujeres y los jueces que investigan el pavoroso ataque terrorista recogían fragmentos de cuerpo que quedaron diseminados en un radio de más de 100 metros. Esta mañana fueron hallados 35 cuerpos sin vida en varios sitios de Medellín, se registraron 4 masacres, 2 en el barrio Manrique, un en la zona de San Joaquín y 5 más en la carretera las palmas que lleva al aeropuerto. En la capital de Antioquia fueron remplazados hoy muchos retenes de policía por controles militares para tratar de reprimir la ola de violencia que golpea hoy mas que nunca a esta ciudad…”

LA TEJEDORA DE CORONAS

Germán Espinosa
Alfaguara. Bogotá. Diciembre de 2007. 503 pp

Me di un baño rapidito con esta novela. ¿Podría empezar diciendo eso? Probablemente la jodida novela más importante de nuestra historia. No vale leerla para rellenar u ocupar este espacio. Dormir de once pm a tres treinta am para avanzar de a cien páginas por día. Eso ya se ha hecho. El texto fluye. Me disgustó la verdad. Hay algo que no me hizo empaparme, embadurnarme. ¿Demasiado para mi tosco gusto? Tengo razones de peso para odiar Rayuela, Cien años de soledad, Pedro Páramo... pero mi teoría va, lo siguiente que diré será una verdad que escribí en un tüit, Vallejo es un río pero el Maestro Espinosa es un Planeta. No solamente me transformó o manifestó o demostró lo endeble que resultan algunas obras de Fernando, sino que desde que leí "Aitana" nada ha vuelto a ser lo que fue, ¡ni siquiera La tejedora! Algo hice mal, debo repetirla, es como "París", de Vila-Matas que nunca entendí del todo sino hasta que tuve que viajar de emergencia a firmar unos papeles a Santiago por una muerte súbita de un hermanastro, hará dos o tres o cuatro años y si no fuese por esa maravillosa carpa de tiempo a la espera de una siguiente conexión en el aeropuerto de Lima, jamás hubiese disfrutado tantísimo de salir de casa y alejarme de los perros, lo que más amo en esta existencia mediocre y semivirtual; tengo que solicitar a la vida un viaje similar pero para otras razones, ¿qué me queda en Chile? Comprar los libros de Álvaro Bisama, es cierto, caminar por ciertas calles del centro en horas de la tarde, pasadas las seis en verano, casi las siete, mejor dicho, los casetes de Exodus, de Flotsam And Jetsam, de Rush, de Sepultura ¡pero originales de la época! Una locura. Este libro urge de una relectura de modo diferente. El primer golpe ante el "Ulises" en versión Valverde, tumbado en esa hamaca en Búcara, y ni mierda, esperar seis años para leerlo por primera vez, en 2004, aprovechando toda esa mierda de los cien años, y ahora voy como por la quinta o sexta lectura, siempre tan diferente, tan innovador, tan relajante, tan discreto, tan romántico, tan sumiso uno ante semejante belleza, la versión Zabaloy es intrigante y cercana a alguna forma de perfección. Ayer no más fue el Bloomsday, ¿cuándo se celebrará el mandato del maestro Espinosa? Alguna vez, lo dije en otro espacio que me cerraron por poner fotos de mujeres desnudas, a veces acompañadas para sus funciones sexuales, el cuerpo es glorioso en el sexo, no me importa edad o raza o etiqueta o forma o lado o por dónde sea contra lo que de, hasta donde alcance antes de arrepentirme de mi suicidio en cuanto termine este informe y oiga algo de MasaCre mientras oigo el "A blaze in the northern sky", puse que mi compañera de andanzas por aquellos tiempos, cuando éramos pareja y comíamos juntos o aguantábamos hambre juntos, cuando ella salía a trabajar pasado el mediodía y el Maestro estaba ahí, en ese café, ¿Bek? pasando la cuarta sobre la diecinueve, costado sur, y ella entró y le entregó una rosa blanca, lo saludó, era de admirar el Maestro, fue un gesto lindísimo, único, absoluto, total, yo... osea.. la admiración que despierta ese señor, notan que no de otra manera sino de Maestro lo trato? A veces ni siquiera a GGM, osea, es algo así, como que sí, pero siempre lo nombro como GGM, mientras que al Maestro Espinosa no, porque no, porque es un Maestro con todo lo que ello implique. Y una vez, en Tunja, yo todavía no tenía barba, no recuerdo lugares, era una charla entre él, R.H. y Collazos, y el Maestro no asistió, se excusaron y tales, y la reunión estuvo divertida, no recuerdo mayor asociación, pero sí que Collazos esgrimió, cuando nombraron "La tejedora", que en Bogotá, en una situación similar ante un vasto público, en cuanto nombraron semejante título, una señora gritó a todo pulmón que la tenía, y Óscar desarrollaba un discurso por ese camino de aparentar, seguramente a partir de aquí empiezo a inventar, puedo cambiar de carril y más bien decir que desde aquel año la novela se incrusta ya en mi vida, aunque con qué fuerza voy a buscarla y a leerla si veinticinco años después me pudo, como dicen en Santander, basta con dejar que ocurra el choque en el instante en que se decida todo, la vida es así, o pienso, también, al leer algunos artículos, seguramente ensayos, tesis no porque me aburren y la vida va muy veloz como para ponerse a pensar desde la Academia que ni chicha ni limoná, pero es necesario que una voz, seguramente más acorde a estos tiempos, vaya a saber que efectos tendrá una novela así en Carolina Sanín, y que ahora que es lo usual, se haga un curso al módico precio de $400000 para leer la novela, ir explicándola, es que ni siquiera en esa revistucha Arcadia hubo un anuncio de escritor colombiano como él en esa listilla homenaje a Vargas Llosa, y suscribo lo que le aprendí a Elisa Mújica en torno al boom, el peruano y el mexicano bien pueden obviarse, la Historia ya lo dirá, es un enredo tenaz cuando uno se pone en la historia del Maestro y la cantidad de vainas y visajes que hay en el entorno literario colombiano, hasta sacrificios y satanismo y brujería que dizque para atenazar al rival y bloquearlo, es estúpido todo eso, pero eso es lo que cuenta la novela, tras una conquista mal planificada, como dirían hoy, se piensa en todo menos en la gente, en esa idiosincrasia que ordena el respeto absoluto al poder, F González, el brujo de Otraparte lo decía en su Maestro de Escuela, eso del evangelio del rico pasará el ojo de la aguja y tal y tal, y decía que era la orden sagrada para que el capitalismo existiera, eso es lo que cuenta la novela en sí, la inquisición, todo eso, todo ese daño racial, todo eso que hoy son los estratos acá, todo ese miedo a lo negro, o el oír chistes racistas todavía, o el que mejor ellos allá y el resto de blanquitos acá, esa sumisión a un Dios recontrasecuestrado que, me da risa pero me pone a temblar, si de descubrir un planeta se tratase entonces tendríamos que aplicar la fórmula inquisitorial, ahorita cuando todo vuelve a tornarse cerrero, como que no habría posibilidad, prefiero a mi hijo muerto que marica, prefiero a mi hija violada que lesbiana, como que hay un temor, hay algo terrible que necesariamente nos cuentan las noticias, esa asfixia, ese paralelo, esa marca celestial de que estamos ocupados en habitar un nuevo mundo pero el miedo, el miedo, el miedo natural en el ser humano, no todos pueden ser conquistadores, no todos tienen el aguante necesario para cruzar un océano que estaba habitado por el Kraken, Familia, Tradición y Herencia, o como sea que digan los putos fachos, ¿pero en esta época tan sombría para los individualismos, quién? El Maestro incluso podría leerse desde esa óptica, esa mujer, Genoveva, no se me olvidará el nombre, es un ejemplo de la fuerza feminista que inunda ahora el mundo, tan necesitado de igualdad, de respeto, de relaciones que hagan hincapié en la manera en que pervertiremos una opacidad que lo inunda todo y facilita el olvido, cómo acercar la novela, maldita sea, esa era la pregunta que también me hacía, ya no queda nada del Maestro en las librerías, como con R.H. que apenas se murió y el olvido más craso lo tomó, a él, sin que se moviera una actividad literaria sin su sólida y simpática presencia, el peligro de ahondar más allá de lo que el limbo superficial cultural colombiano nos lo permite, excepto GGM y nada más, esa rebelión, eso que fue ella, Genoveva, que soltó, pero que también aguantó, hoy nadie es capaz de hacer algo a sabiendas de que habrá hambre, ese largo etcétera que ya nos tomó ese póstumo capitalismo, yo lo veo representado en Trump en la Casa Blanca, semejante rimbombancia, estupidez, ya no hay inteligencia, y por eso las maneras tan delicadas pero tan profundas de un Maestro Espinosa ya se ven como risibles, ¿quién habla así de seducir cuando lo que se envía es una dickpick? No me saco de la cabeza a Gabriela que apenas se va a graduar del cole y ya lleva dos sobredosis por perico y juegos con otras sustancias, la literatura no sirve para ni mierda, y esa .. no sé... pensaba en ese tiempo transcurrido para anotar al margen y pensaba en ese espacio, me encantó cuando bajan de Noruega, ¿es Noruega? ¿es Suecia? eso es Black Metal, ¿cómo sería leerla en 1982? Considero que ni en 2018 todavía se podrá desenmarañar del todo semejante naturaleza tan bella, y vívida y sabrosa y fornicante, quiero besar a mi negra, sus labios, quiero recorrer sus pezones tan duros, sus aureolas tan grandototototas, sus caderas que tanto asustan al pasar, y es lo que leía en Mendoza, esa culpa que nos metieron por ser latinos y según lo europeo tercermundistas incapaces de descubrir un planeta, pero es cierto, ¡cómo! ¿Cómo desde acá, por favor! Gerald Martin lo pone así al final del capítulo doce de su biografía, "Venezuela y Colombia: el nacimiento de la Mama Grande, 1958-1959", "Si hubiera esperado a que le llegara el éxito en Colombia, tal vez jamás le hubiera llegado". De allá para 'cá, de acá para 'llá. Esa ausencia de reconocernos. Acabo de ver un tüit sobre una exposición en Quito porque las fotos tomadas hace cien años eran manipuladas y borraban a los indios. ¿Cómo entonces explicar todo eso de los lectores perfectos del cosmos en Centroamérica? ¿Cómo entender esa paupérrima manera de destruir todo en nombre del progreso? Es que de todo eso tan actual habla la novela, y esa miseria con que Genoveva llega, osea, cuando el Maestro cuenta en Aitana que había momentos muy duros en su hogar porque escribir no da ni mierda, lo voy a volver a escribir para que ustedes me hagan caso y mejor se dediquen a estudiar y a alimentar esa pensión honorífica que pueden obtener al trabajar en universidades privadas, becas, no se devuelvan nunca a sus países de origen porque los coge la inquisición, la tomba, la pobreza, es como ese cuento "Regreso a casa" de Suescún, los coge su familia, nunca se casen, por favor, viajen si quieren, forniquen lo que sea a lo que de, contra lo que les ponga enfrente la vida y experimenten por cuanto cubículo crean pertinente sentir ese adefesio que denominan amor, pero no se casen, organicen un conjunto legal de apoyo económico, qué se yo, eso es el matrimonio, pero para escribir es necesario estar solo o que vuestra pareja tenga una paciencia una entre un millón y medio y haga el trabajo casi completo y sostenga al que escribe, proque es una ruina, en alguna parte de algún texto griego lo dicen, es una puta maldición, los griegos asesinaban a los niños que el oráculo les decía que estaban destinados a las letras, los escritores son desviados, insumisos, macabros, inadaptados, me refiero a los escritores de verdad, me refiero a las enseñanzas sacras que me ha ido dejando el Maestro en esta segunda lectura, tengo que regresar a Chile alguna vez haciendo escala en Lima para releerla siendo así mismo un arriesgado individuo escapado de la comodidad del hogar, La Tejedora ha sido lo mejor que he leído, aunque estoy en mora de fornicar un poco más por otro costado para atender la tentativa que es el hallar un universo nuevo, el planeta que dije, en este siguiente dilúculo humano