sábado, 23 de septiembre de 2017

Advertencia: Este perfil puede incluir contenido que puede herir la sensibilidad de otras personas. Estás viendo esta advertencia porque el usuario twittea imágenes o lenguaje que puede herir la sensibilidad de algunas personas. ¿Aún quieres verlo? Sí. ver perfil

LA PUTA DE BABILONIA

Fernando Vallejo
Debols!llo. Bogotá. Febrero de 2016. 368 pp

Gracias Fernando por mantener vigente tu tierna afasia contra una religión que, contrario a lo que expones al final de tu magno ensayo, publicado hace diez años, sigue vigente, porque la hijueputa echó al papa que te correspondió mientras lo escribías para volver a ganar adeptos con el cura argentino ese que acaba de venir

Curioso, resulta por decir lo menos, que hayas coincidido con Bergoglio, mientras dabas un discurso de esos que ya no llaman la atención, excepto para tu siguiente "Peroratas II" pero que mantienen via en su interior la verdad, la más real verdad que el propio tiempo actual ha de tragar para confiarle trabajo a los interesados en doscientos, cuatrocientos años, lo importante es dejar la obra puesta, a la mano de quien corresponda

Te comento que leí tu obra, ésta que me ocupa hoy, porque era su turno, desde hace tres años, tal vez, tratando de leer tu obra completa

Empecé comprando los libros originales, pero me aburrí de pagar tanto -hasta 60 lks- por un título que, te lo digo de frente, no creo que llegue a 25mil ... y sospecho que con vos me va a pasar lo mismo que con Bolaño o que con Vila-Matas, que accedo a sus obras, a vuestras obras, pro un afán mediático, como que es urgente, necesario, como el champú para el pelo, el caramelo, ese tipo de cosas; pero que desafortunadamente no resisten una relectura

Me sucedió con tu "El desbarrancadero", que le robé a un viejo marica y no se lo devolví

Y acababa de sospechar de tus libros científicos, aquí hubo un revuelo hasta güevón, entre ese zurullo del Ospina y un rector de la UN que no me interesa traer a colación... Pero no tengo la paciencia para entrar al detalle de tus libros, los otros, ni siquiera "Logoi" un documento de valor incalculable, pero desafortunadamente esa reglamentación es la que tienen, en un 90% esa tonta obligatoriedad de escribir bien, como es lo que ustedes que son escritores creen que deben hacer. Nuevamente te agradezco toda la información tan valiosa contenida en este ensayo que, mano, ojalá el Vallejo ensayista, grafólogo, filólogo, científico, fuese tan agradable como ciertos vernáculos del Vallejo narrador, pero eso sería traicionar a la mente, qués lo más sagrado que vos tenés, que todos tenemos, la vida, etcétera

También comentarte que puse la barrera muy alta y, lo siento, no la pasas

Hace poco escribí una entrada en mi cuaderno, mi diario para no enredarme, y te digo lo que me quedó de ti: Los días azules, Entre fantasmas y Mi hermano el alcalde

Te perdono la hijueputa gastadera de plata comprando legalmente tus libros; exactamente lo que me pasó con Vila-Matas y con Faciolince: ustedes no van a tener cabida en mi biblioteca

De nuevo, gracias por intentar, con un libro de cuatrocientas páginas, luchar contra una institución la hijueputa

¿Qué me recomendás de lo que ahora sigue con tu obra?

Estoy a un puto paso de dejar todo a la mierda, Fernando, pero, nuevamente, lo digo, me da muchísima rabia comprar un puto libro que me deja en ascuas.... lo que no pasa con el aguardiente, que siempre será benéfico y deja guayabo y una que otra pelea y lo deja a uno impotente, pero nunca bravo

¿Cómo decirte que si tienes que publicar mejor reedita?
¿Es por la plata?

Me enseñaste que lo mejor es, osea, por encima de las reglas laberínticas filológicas -¡Esos fascistas triplehijueputas!- la emoción eyaculada en la escritura como tal
Así se equivoque uno
Muchas veces
Y otra y otra vez

Ahorita me tocará ahorrar para leer "El don de la vida" y lo mejor es que valga la pena, viejo hijueputa

Me gustó mucho el primer párrafo de ésta obra, la había leído desde la página de FB de 'Piolín'. Ojalá todo el libro, con cuatrocientas páginas menos, fuera así

Chao

La soledad, finalmente, es lo único que nos queda; y la tristeza también