sábado, 28 de febrero de 2009

AGÍTESE ANTES DE USAR (BATERÍAS NO INCLUIDAS)

LA LENTA PERO INCESANTE DEGRADACIÓN DE LAS CUMBIAS LUNÁTICAS
Ariel Goldsinger
Los Libros De La Imperdible. Remolinos, Aragón, España. 2002. 52 pp.


A veces sucede. Forma parte del formato humano o de todo aquello conocido como palpable. Es un requisito único & real para la evolución, sea de lo que sea. Transgresión. He ahí el destino, o la Misión.
Se puede creer que se juega a ser Dios. Basta recordar al maladado Doctor Frankestein. Esa terrible criatura.
Pero cuando se cierran los ojos, el mundo sigue girando, sin embargo.
Parte de la clave para sobrevivir reside en esa aridez.
Los ciclos, la fotosíntesis, los recuerdos, la fortuna de creer, sentir, delirar, encantar.
Se van construyendo los procesos a medida que van quedando rezagados o cubiertos por otra clase de sugestiones.
Mil miradas u ojos compuestos.
Romper, por medios vibrátiles, la capa invisible fosforescente que rodea a aquellos entes ansiosos por comenzar todo otra vez una vez más.
El límite es el horizonte próximo y la siguiente estación está en la mitad del océano lago que cubrió parte de una memoria que empieza a olvidar al ser olvidada y no repetida.
Todos los días ese eco al despertar, como un gallo rojo de planeta hierro. Fuego o Reverb.
Cocinando en una plaquette de sonidos astutos microcondensados y puestos de la manera natural en que caen las cosas cuando son arrojadas a un rincón, para adornar o para cubrir antiguos espasmos divertidos.
Acercarse, y dejarse tocar por lo oído.
Ese tierno quebrarse del hielo –eterno presente- por sobre el que se va caminando, sin posibilidad de coger para otro lado.
Puesto que cada horizonte nuevo o que se vislumbra m+s allá carece en sí mismo de límites. Porque para qué dejarse sentar cuando las piernas tienen sed de correr o avanzar, de girar, de bailar.
Caminar sobre el agua no es una obligación, pero cuando se esta destinado biológicamente a ello, mejor aprovecharlo. Será poca la compañía allí, ¿pero vale la pena negarse la naturaleza para acceder a un impacto más inmediato?
La magia, aquí, consiste no sólo en quién levita sino a quiénes hace levitar. Entre el susurro y el silencio nunca hubo una capa de sonido tan misterioso. ¡Ni siquiera con el Noisecore!
Pero suele suceder, el ardor o el levantarse, detenerse cuando ya nadie soporta el ritmo de estar a su lado. Muchos con los ojos cerrados hace rato. Sin punto de llegada, porque jamás existió una señal de partida que indicara el fin. No todo lo que nace muere, o no todo lo que va a morir nació alguna vez.
Porque siempre los propósitos son diferentes.
Sobretodo cuando emergen desde raíces bizarras o disfuncionales, pero que atacan de frente el problema del vacío de la identificación que, para espíritus confusos, puede resultar problemático en un estado más avanzado.

Comuníquese y cúmplase.
Dado en Nuevos Aires el último día de febrero de un año (no) bífido, pero que por la extraña rotación novel de la tierra, ahora lo es. Ahora lo son. Ahora tod@s lo somos.

PD:

Para m+s información sobre Dick El Demasiado, entre a su página en internet:
www.periferico.org/dickeldemasiado
O si desea leer el libro y no tiene los medios para acceder hasta él, ingrese a:
www.myspace.com/dickeldemasiado
Alguna de sus lindas asitentas lo atenderán como sólo sumercé se lo merece.

Este producto puede ser nocivo para mentes conservadoras.
Mántengase lejos del alcance de los no gozones de la música.

1 comentario:

xlacoloniax dijo...

Publicado originalmente en "El Cotidiano", en la columna "Lector Ritual"