sábado, 7 de noviembre de 2009

“LARGO CAMINO PASO AL PASADO”

ALFONSO X, Desventurado rey sabio

Carolina Sanín

Panamericana. Bogotá. 2009. 113 pp.

¿Es decir, hay qué ir más allá todavía?

Y sí, puede ser la respuesta. La que se espera o la que alberga todavía una ligera esperanza.

El extremo y por momentos psicótico juicio de Carolina Sanín hace que dilate el siglo XI al copiar el sistema de escritura de aquellos días cuando la perspectiva apuntaba sólo al presente. Eterno, en todo caso.

1221 a 1284, y el cerebro maestro de la unificación de lo islámico, judío, clásico y cristiano.

Es decir, la persona que por su afán de comprenderlo todo, abarcarlo todo, saberlo y poseerlo todo, ordenó que fuera el castellano la lengua para expandir el manto de las ideas, la historia, los valores.

El poder, empezaba por casa.

Así la obsesión orgánica por ser parte de todo(s) lo mantuviera al borde constante de la muerte, con las innumerables intervenciones de la virgen para traerlo de vuelta al redil.

Lo cierto es que esto complica más los boscosos caminos que medianamente habíamos macheteado para tratar de hacer un claro más allá de la piel y llegar hasta una cierta esencia tranquilizadora.

Pero claro, Carolina no tiene la culpa de nada o de todo.

No podemos pretender tapar el sol con un dedo que señala que el amanecer se sucede en aquella dirección.

Pero vaya que la Historia enseña a mirarnos con una humildad dulce que de antipática y distante, se hace entrañable y tierna.

Apostaremos, pues, al cáncer que ya hace mella en nuestro interior y que expandirá sus alas con el derecho que la naturaleza le endilga y será nuestro pasaporte a la bienaventuranza del dolor, ese profano salvador.

¡Ah, “los libros estaban compuestos como los seres vivos”!

De ellos será el reino de la docta locura.

Alejad al resto de ese fuego infinito.

Amen.

1 comentario:

xlacoloniax dijo...

Publicado originalmente en "El Cotidiano", en la columna "Lector Ritual"